PROYECTOS LOCALIZADOS

Degradación ambiental en Isla de Pascua

Isla de Pascua

Isla de Pascua es una isla ubicada en la Polinesia, en medio del Océano Pacífico, frente al Puerto de Caldera, formando parte del territorio insular de Chile.

Es uno de los principales destinos turísticos del país debido a su belleza natural y su misteriosa cultura ancestral de la etnia Rapanui, cuyo más notable vestigio corresponde a enormes estatuas conocidas como “Moái”.

Debido a sus características geomorfológicas, hidrogeológicas e insulares, la llegada de turistas a la isla, en aumento año tras año (más de 80.000 en 2014) y sus limitaciones en espacio e infraestructuras, parece estarse sobrepasando la capacidad de carga de este destino, generando graves problemas medioambientales:

Acumulación de basuras y riesgos para la salud pública

Isla de Pascua tiene solamente dos vertederos (Hanga Hemu y Orito) y ninguno cumple con las regulaciones sanitarias ni ofrecen una solución sostenible para la gestión de residuos, sobre todo porque hay un alto riesgo de contaminación de las aguas del acuífero, lo que sería una catástrofe ambiental.

Además, la existencia de estos vertederos promueve la proliferación de mosquitos y roedores – que ya son una plaga para la isla – así como los mosquitos portadores de la fiebre del dengue, lo que pone en riesgo la salud pública.

Alcantarillado y calidad del agua

El poco espacio del que dispone la isla; el suelo de origen volcánico, altamente permeable, y con fisuras y cavernas y los muchos artefactos arqueológicos que aún están enterrados y que estarían en riesgo por una excavación, dificultan la implementación de un sistema de alcantarillado.

Este deficiente sistema, junto con las malas condiciones de los vertederos hacen que pese a disponer de suficiente agua para abastecer a la isla, exista un riesgo potencial de contaminación que hace peligrar la calidad de agua en el futuro.

Calidad del aire

Las emisiones de contaminantes del aire han experimentado un gran aumento en la Isla de Pascua con el aumento de los vuelos desde el continente como causa principal.

Biodiversidad

Algunos sitios turísticos muy atractivos, como el cráter del volcán Rano Raraku, son los principales sitios de anidación para una serie de aves marinas. La presencia de un gran número de turistas causan estrés a los animales, sobre todo cuando se acercan a sus nidos y producen ruido.

Otro ejemplo son las actividades marinas turísticas, como el buceo, snorkelling y pesca recreativa que provocan degradación de los hábitats marinos y disminución de la pesca.

Gentrificación

Habitantes continentales llegan al territorio insular atraídos por las ayudas del Estado y empleos en el turismo. Expertos e isleños ven en riesgo el patrimonio vivo de la cultura rapanuí. En 20 años, la población de Isla de Pascua aumentó a más del doble. Así lo demuestra el Censo 2012.

En conclusión, el aumento constante en el número de turistas junto con el crecimiento de la población plantea un gran desafío para el desarrollo sostenible de la isla y requiere de medidas urgentes por parte del Gobierno de Chile.

De hecho, la comunidad Rapa Nui protagoniza con frecuencia protestas para exigir “el resguardo absoluto del medioambiente de la isla, velar por el equilibro y sobrecarga de personas, además de controlar el ingreso de turistas”.

“La Ley de Control Migratorio es una necesidad urgente”, señala Cristián Moreno Pakarati, isleño e historiador de la Pontificia Universidad Católica.

LOCALIZACIÓN

MULTIMEDIA

Degradación ambiental en Isla de Pascua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *