PROYECTOS LOCALIZADOS

El turismo de borrachera en Lloret de Mar y la transición hacia una nueva imagen

17310 Lloret de Mar, Girona, España

En 2011, 21% de los viajeros que visitaban Cataluña se dirigían a la Costa Brava, con lo cual posiciona Lloret de Mar en la segunda región más visitada de Cataluña. La atracción de Lloret de Mar como lugar turístico data del siglo XIX. Esta población de la Costa Brava ofrece varios atractivos tanto naturales como patrimoniales. Calas con aguas turquesas, fondos marinos muy variados, gastronomía local sabrosa y sana a base de pescados y mariscos. También se caracteriza por una historia muy rica, del monasterio benedictino del siglo X al cementerio modernista, pasando por las huellas de su enriquecimiento debido a las relaciones comerciales con la isla de Cuba en el siglo XIX.

Desgraciadamente Lloret de Mar es también muy famosa por su oferta de turismo barato en mayoría dirigido hacia los turistas jóvenes (18-19 años) interesados por los precios muy económicos y la oferta de ocio nocturno. Los impactos negativos de este tipo de demanda se relacionan a los comportamientos de dichos turistas. Los efectos más avistados son el ensuciamiento de las calles, el alboroto, los daños a los equipamientos hoteleros y urbanos, el balconing – saltar a la piscina del hotel desde el balcón de la habitación – generalmente generados por el estado de embriaguez de los turistas. Este perfil de turistas no suele generar ingresos para el resto de la oferta turística ni se combian bien con el turismo familiar en búsqueda de seguridad y tranquilidad.

Esta demanda turistica es poco sostenible a nivel social ya que las poblaciones locales no consiguen convivir con los turistas y que aleja otros tipos de turistas.

Esta situación es debida a una estrategia turística inadecuada y poco sostenible en las decenas precedentes que solo se ha centrado en este tipo de oferta y no ha conseguido a diversificarla. Desde el principio de los años 2000, varios equipos municipales se han sucedido para planificar y lanzar iniciativas impulsando una nueva oferta turística, dinamizando la ciudad, cambiando la imagen de la ciudad y intentando de atraer otros tipos de visitantes. Por ejemplo, en 2001 el ayuntamiento creó Lloret Turisme (servicio de gestión turística privado vinculado con la administración pública) o tambien en 2015, la Generalitat, el Ayuntamiento, la Mesa Empresarial de Turismo y la Diputación de Girona impulsaron un Plan Operativo sobre 5 años. De parte de los ciudadanos también se ha manifestado la necesidad de un nuevo modelo turístico con la creación de la plataforma ciudadana “Estimem Lloret”.

El reto más grande al que se tiene que enfrentar la ciudad de Lloret de Mar para conseguir un cambio considerable y llegar a un desarrollo más sostenible del turismo radica en establecer objetivos claros y estrategias a largo plazo. Se tratará de cambiar la oferta y mejorar la imagen de la ciudad, obligando las empresas turísticas a invertir en otras formas de turismo aunque los beneficios no sean inmediatos y implicando a los ciudadanos que padecen tanto a nivel social como económico este modelo poco sostenible.

LOCALIZACIÓN

MULTIMEDIA

El turismo de borrachera en Lloret de Mar y la transición hacia una nueva imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *