PROYECTOS LOCALIZADOS

Proyecto de navegabilidad del Ebro

Zaragoza (España)

Hacer navegable el Ebro con meros fines de paseo turístico en barco fue un entusiasta empeño que, en 2008, el entonces alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, logró sacar adelante al calor de la Expo del Agua. Pero aquella aventura no ha hecho más que acumular ruina económica desde el primer día y, ocho años después, ha costado más de 35 millones de euros de dinero público.

Para que los barcos pudieran ir por el tramo del Ebro que pasa por Zaragoza capital, lo primero que hacía falta era un azud el cual costó 24 millones de euros y se dijo que a aquella abultada inversión se le sacaría partido instalando una central hidroeléctrica con la que aprovechar los saltos de agua de esas compuertas. Pero esa central no ha llegado, ni se la espera. También ha habido un despilfarro de dinero en cuanto a la inversión destinada en el embarcadero, dragados periódicos, etc.

Mediante el turismo fluvial en el tramo inferior del Ebro se esperaba revalorizar el capital turístico de la zona, promover los cruceros de recreo y la navegación recreativa, crear centros de interés complementario a la navegación estricta y al turismo (gastronomía, artesanía, mercado del barco usado, alquiler de embarcaciones, etc.) y dar lugar a un importante trabajo educativo y cultural.  De momento, la rentabilidad conseguida por algunas ofertas de navegación ya establecidas parece ser escasa.

Los barcos turísticos han estado rodeados de polémica desde que comenzaron en 2008, tanto por su gestión como por el dragado del río. Para frenar la sangría económica de esta ruinosa aventura naviera, el Ayuntamiento ha decidido rescindir ese contrato de los barcos turísticos. El gobierno municipal anunció que, para ello, tendrá que desembolsar otros 300.000 euros.

LOCALIZACIÓN

MULTIMEDIA

Proyecto de navegabilidad del Ebro

DOCUMENTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *