Archivos para la etiqueta: ecosistema

El impacto del turismo en las Baleares destruye la Posidonia

La Posidonia oceánica es una planta angiosperma, adaptada a la vida submarina, fundamental para la preservación de los ecosistemas del Mar Mediterráneo. En Baleares se encuentra el 50 % de la Posidonia que hay en las costas españolas.

Actualmente las praderas de Posidonia están retrocediendo en todo el Mediterráneo debido al auge del turismo masivo. Los principales factores que amenazan las praderas de Posidonia oceánica son: la contaminación de aguas costeras, el anclaje masivo de embarcaciones, la generación de playas artificiales, la pesca destructiva, el tráfico marítimo, las obras marítimas y la destrucción del litoral.

Las praderas de Posidonia oceánica, declaradas Patrimonio de la Humanidad,  son la principal comunidad del litoral mediterráneo de esta especie debido a sus altos niveles de productividad, elevada biodiversidad e importancia en la protección y estabilidad de la línea de costa. Ofrece alimento o cobijo a unas 400 especies vegetales y a varios miles de especies animales. Se estima que un sólo metro cuadrado de Posidonia puede llegar a producir unos 10 litros de oxígeno por día.

El Govern balear ha aprobado un decreto de conservación para proteger los 650 kilómetros cuadrados de Posidonia marina que hay en aguas de Baleares.

Sin embargo las leyes está demostrando no ser suficientes para la supervivencia y protección de este preciado hábitat. Las praderas siguen retrocediendo y con ellas desaparece todo un ecosistema complejo y delicado.

El turismo de yates, la contaminación provocada por las grandes concentraciones hoteleras en zonas de playa, el tráfico marítimo, etc. reciben mayor consideración y protección que las praderas de posidonia en las islas del Mediterraneo.

“El fondeo sobre posidonia estará prohibido nítidamente. La única manera de que un barco fondee legalmente será en un campo de boyas de bajo impacto Y no en todos los sitios podrá haber uno”, advierte Mir.

La pérdida de estos ecosistemas capaces de recoger CO2 de la atmósfera y modificar la acidez del agua, puede empeorar el problema del calentamiento global. Su desaparición, generaría una fuente de CO2 donde ahora hay una fuente de oxígeno.

ISLA DE VALDECAÑAS EN EXTREMADURA. PARAÍSO URBANÍSTICO

En abril de 2007 el Gobierno de Extremadura aprobó el Proyecto de Interés Regional (PIR) Marina de Isla de Valdecañas, consistente en la recalificación y ordenación de terrenos situados en el Embalse de Valdecañas, con destino a la construcción del “Complejo Turístico, de Salud, Paisajístico y de Servicios Marina Isla de Valdecañas”, en los términos municipales de El Gordo y Berrocalejo, en la provincia de Cáceres.

Marina Isla de Valdecañas S.A fue la encargada de promover este proyecto que afectaba a una superficie de 134,5 hectáreas y que aspiraba a albergar 2 hoteles (con más de 150 habitaciones), 310 viviendas unifamiliares, 250 bungalós y 5 viviendas “VIPs” en parcelas de 2.000 metros cuadrados. Además de contar con campos de fútbol de hierba y de césped artificial, 10 pistas de pádel, cinco campos de tenis, polideportivos, pista de patinaje, senderos peatonales, carril bici, etc. Para todo ello se requería nuevas infraestructuras de acceso,  así como instalaciones para suministros, abastecimiento, saneamiento, potabilización de aguas, etc… Incluso se dedicaron partidas a la plantación de 8.000 árboles y 100.000 matorrales.

El Gobierno extremeño junto con las autoridades políticas locales se volcaron con el proyecto, teniendo como aliados a los alcaldes de los pueblos cercanos al complejo, como El Gordo y Berrocalejo .

NULIDAD DEL PROYECTO

El 9 de marzo de 2011, tras cuatro años de procedimientos, El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx), ante el recurso interpuesto por las dos asociaciones ecologistas Adenex y Ecologistas en Acción, en contra de la declaración de “interés regional”,  declaró la nulidad del proyecto por construcción en terreno ilegal.

El Parlamento extremeño modificó tres semanas después, la Ley del  Suelo para adaptarla al proyecto. (BOE 13/04/2011.Nº 88). Asimismo recurrió la sentencia del Tribunal Superior de Justicia mientras Adenex y Ecologistas en acción instaron a la ejecución provisional de la misma.

El TSJEx daba de nuevo la razón a las dos asociaciones ecologistas, decretando la paralización de las obras y la desocupación de los inmuebles ya construidos. Si bien, el TSJEX fijó una fianza de 41 millones de euros a efectos de indemnizar a la promotora urbanística en el hipotético caso que el recurso presentado por esta ante el Tribunal Supremo fuera estimado. La imposibilidad económica de Ecologistas en Acción de asumir tal cuantía impidió la paralización de las obras.

Finalmente, en enero de 2014 el Supremo confirmó la sentencia del TSJEx que declaraba la nulidad del PIR.

SITUACIÓN ACTUAL

Las organizaciones ecologistas Adenex y Ecologistas en Acción han solicitado al TSJEx que ejecute la sentencia que resuelve la demolición del complejo turístico “Marina Isla de Valdecañas”, mientras que la Junta de Extremadura mantiene que es “imposible material y legalmente” demolerlo. El coste aproximado de su demolición, según el gobierno extremeño, asciende a 34 millones de euros.

Las posturas se encuentran enfrentadas y tendrán que ser la Sala la que resuelva esta situación, para lo cual se nombrará un perito de oficio que cuantifique los costes de una posible demolición, así como el pago de responsabilidades patrimoniales.

VALORES AMBIENTALES DE VALDECAÑAS DESTRUIDOS.

Este espacio tenía un enorme valor ecológico por la diversidad y riqueza de sus ecosistemas y sus especies, que le han otorgado tres figuras de protección:

-ZEPA “Embalse de Valdecañas”,

-LIC “Márgenes de Valdecañas” y,

-Red Natura 2000.

Además, acogía concentraciones de especies de aves catalogadas en peligro y de interés especial, superiores al 1% del total de ejemplares existentes de la especie. Actualmente,  13 de las 14 especies de avifauna más importantes de la zona protegida en la que se asienta la urbanización han disminuido sus poblaciones.

Por ejemplo los tres patos más representativos de Valdecañas en invierno, el silbón europeo, el ánade friso y el azulón, que “entre 2003-2005 y 2012-2014 han dividido sus poblaciones por 13, 116 y 11, respectivamente”. (Estudio elaborado por la Sociedad Española de Ornitología SEO/BirdLife).

Destaca asimismo la catalogación del embalse dentro del Inventario de Zonas Húmedas de Extremadura, donde es considerado como uno de los humedales más ricos y de mayor diversidad de la Comunidad extremeña.

LA ESTACIÓN DE ESQUÍ DE SAN GLORIO

La estación de esquí de San Glorio es un proyecto de construcción de una gran instalación para la práctica de deportes de invierno, que afectaría a 4.800 Km2 de las provincias españolas de León, Palencia así como a parte de Cantabria, todo ello en las proximidades del puerto de San Glorio.

Según  miembros de la Organización Ecologistas en Acción de Palencia y de la Plataforma en Defensa de San Glorio la zona, dedicada a la actividad ganadera, no cuenta con infraestructuras adecuadas. Por lo tanto, el proyecto incluiría la construcción de carreteras, caminos, redes eléctricas, alcantarillados, antenas de telefonía, balsas de agua, contenciones y desvíos de corrientes de agua, vallas de contención de aludes, etc., para lo que serán necesarios corrimientos de tierras, remontes, etc.

Las consecuencias más importantes serán la contaminación de las aguas en sus tramos más puros: erosión de los terrenos por la captura y desvío de los cursos fluviales y los movimientos de tierra; la emisión de CO2 de miles de vehículos circulando por el terreno, así como la emisión de ruidos constantes provocando la huida de la avifauna. La zona donde se pretende construir la estación de esquí está incluida en la Red Natura 2000, es Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC). Además, la estación llevará consigo la desaparición de especies endémicas vegetales únicas y la destrucción del hábitat del oso, más importante de la población oriental, que según los expertos llevará consigo la extinción del oso pardo en esta parte de la cordillera Cantábrica.

De nuevo la Organización Ecologistas en Acción afirman que el proyecto no es ni económicamente ni técnicamente viable por la ausencia de nieve y basándose en los estudios realizados por La Organización Mundial del Turismo donde se reconoce la crisis en el sector de esquí, en los países del Sur, por el cambio climático y por el aumento de precios de la hostelería. A eso se une la escasez de precipitaciones derivada del aumento progresivo de las temperaturas y la mala calidad de la nieve por la humedad en esa zona debido a la cercanía del mar.

Hotel RIU

La transnacional española del sector hotelero Riu no se ha caracterizado, allá donde ha intervenido, por el respecto medioambiental ni por el bienestar de la población local. Baste recordar que un hotel Riu fue el que destrozó, en Quintana Roo, el ecosistema que de la laguna Bojórquez. Uno de sus últimos caballos de batalla lo tiene establecido en Costa Rica, país que otrora se ufanara de poseer el sector turístico más sostenible del planeta. Concretamente, en la Playa Matapalo (Guanacaste), que quiere privatizar por la vía de los hechos consumados.