Archivos para la etiqueta: estrés hídrico

Las Vegas : Oasis artificial en pleno desierto de Mojave

Las Vegas, antiguo avituallamiento en el desierto de Mojave, en el Estado de Nevada (EEUU), constituido como un ayuntamiento propio en 1911, se hizo con su fama mundial en los años treinta gracias a la autorización del juego y la reducción de residencia en casos de divorcio en seis semanas. En los años cuarenta, se construyeron los primeros grandes hoteles con casinos en el interior y desde entonces la ciudad no ha dejado de crecer.

El 90% del agua de Las Vegas proviene del lago Mead. Alimentado por el río Colorado se trata de un lago artificial situado a 48 km al sureste de las Vegas cuya presa se construyó en los años 30 para suministrar agua a siete estados del suroeste estadounidense. Debido a la sequía, el nivel del agua del lago ha descendido de 40 metros desde el año 2000.

Si bien desde entonces, se han tomado medidas con respecto a la gestión del agua en Las Vegas, sigue siendo un peligro importante para el futuro de dicha ciudad. Hoy en día es el primer destino turístico del país y representa el 70% de la economía del estado de Nevada. «Por este interés económico nada puede frenar dicho crecimiento»  según explica Patricia Mulroy, jefa del Distrito del agua del Valle de Las Vegas «ni siquiera el agua, un recurso limitado que alimenta las numerosas piscinas y fuentes y sin el cual Las Vegas perdería parte de su atractivo.

Sabiendo que cada vez hay menos y que no se concibe la falta de agua en la metrópolis, una de las soluciones planteadas es la instalación de infraestructuras para ir a tomar el agua a un punto más profundo en el lago Mead o construir un acueducto desde la capa freática de Nevada a 420 km de Las Vegas. Esto último podría suponer un gran riesgo para el ecosistema local, ya que es agua necesaria para la flora y la fauna salvaje del valle.

Aunque en su día para Las Vegas no había límites ni reglas en cuanto a abastecimiento de agua, actualmente no son los complejos turísticos en sí los más consumidores ya que reciben solo el 3% del agua del lago, según el acuerdo con los otros estados. Respetan las políticas de restricción de agua: cuentan con un sistema de reciclaje de agua para las fuentes, se ha erradicado el césped de los jardines y de las avenidas y se han aumentado las tarifas del agua para los que consumen mucha agua. Son entonces los propios residentes y los turistas los consumidores principales. El problema es que el crecimiento turístico implica un aumento de estructuras turísticas y de empleados, es decir, más residentes y más turistas para una cantidad de agua equivalente o incluso menor.