Archivos para la etiqueta: hansa urbana

Cabo Cortés

Una constructora española consiguió autorización para construir un megacomplejo turístico en Cabo Pulmo, Baja California (México), un espacio de enorme valor ecológico, donde se encuentra el arrecife mejor conservado del Pacífico Norte. La oposición local, nacional e internacional ha presionado al gobierno para revocar la autorización, cosa que hizo pero prometiendo promover “otro proyecto sustentable” dejando la puerta abierta a otro proyecto de naturaleza incierta.

Cabo Pulmo es una pequeña localidad de unos 170 habitantes ubicada al noreste de San José del Cabo, en las costas de Baja California Sur, una zona semidesértica de baja densidad demográfica. En 1995, considerando que los recursos marinos habían sido sobreexplotados y la pesca comenzaba a escasear, la comunidad optó por un modelo de desarrollo turístico de bajo impacto ambiental. Se ha buscado un número limitado de visitantes interesados en el buceo para la  observación de fauna marina. Como resultado de este cambio, se declaró en 1995 a Cabo Pulmo como Área Natural Protegida logrando que en la actualidad se haya convertido en el área con mayor concentración de peces de todo el Golfo de California. En 2005, Cabo Pulmo fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

El proyecto “Cabo Cortés” de la empresa española Hansa Urbana se pretendía ubicar en el norte del Parque Nacional Cabo Pulmo. La empresa consiguió de forma sospechosa la autorización final de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para construir parte del megacomplejo turístico “Cabo Cortés” en una extensión de 3.800 hectáreas en el municipio de Los Cabos en marzo de 2011. Se planeaba construir 27.700 habitaciones, dos campos de golf, una marina para 490 embarcaciones, varios centros comerciales e incluso un aeropuerto. Para llevar el agua necesaria se planeó una gran planta desaladora  así como tres pozos para extraer 4,5 millones de m3 al año del acuífero local.

El proyecto “Cabo Cortés” generó una fuerte oposición de la comunidad local y de activistas mexicanos y de otros países. En la oposición al proyecto no sólo pesaron los aspectos medioambientales sino que se consideró la reciente experiencia en el litoral español. Este proyecto  fue considerado por Greenpeace México como “una reproducción del modelo de construcción masiva y turismo de sol y playa que se dio en España, y que ha llevado a las costas de ese país a una situación límite en términos de destrucción medioambiental y de corrupción. El posible colapso de la industria inmobiliaria, tiene consecuencias brutales en términos sociales, porque contribuye a la crisis económica y al aumento vertiginoso del desempleo. Agotado el modelo en España, muchas empresas que pretenden reproducirlo en otros países donde todavía tienen “margen” para repetir el modelo que tantos beneficios inmediatos les ha reportado hasta ahora.”

Tras una intensa campaña en contrao, en junio de 2012  el presidente mexicano Felipe Calderón anunció la cancelación del proyecto Cabo Cortés pues “generó suspicacias sobre su sustentabilidad”. El Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas reconoció que fue la presión social la que “desató el diálogo y revalorización de los impactos ecológicos del proyecto”.

Aunque el proyecto turístico Cabo Cortés fue cancelado, Cabo Pulmo sigue amenazado: el gobierno anunció que “trabajaría con inversionistas para desarrollar otro proyecto sustentable [sic]”. Los grupos de protección al medio ambiente y la comunidad de Cabo Pulmo demandan que se respeten las leyes medioambientales vigentes y se implementen nuevas que impidan que proyectos como el de Cabo Cortés puedan volver a ser aprobados.