Archivos para la etiqueta: Turismo de Borrachera

Aumento del precio del alquiler de las viviendas

La isla de Ibiza está de moda, lleva estando de moda desde los años 70 y la llegada excesiva de turistas año tras año dificulta en tener una buena estancia en la isla y disfrutar de sus lujos y maravillas.

Con la llegada masiva de turistas a la isla, la explotación de la fiesta, el incremento de precios en servicios y bienes y el precio del alquiler  de viviendas turísticas dificulta a los  lugareños y a los jóvenes, que van en busca de trabajo para hacer temporada de verano que se encuentren con estas dificultades sin poder vivir en condiciones.

Como cada año, Ibiza recibe millones de turistas y los propietarios de inmuebles ven una gran oportunidad de negocio incrementando así el precio de la vivienda. Un piso de dos habitaciones puede costar 1.600€/ mes lo que significa que prácticamente el sueldo de una persona se va en el alquiler.

Algunos lugareños  se ven obligados a marcharse de la isla ya que la situación es insostenible por culpa del crecimiento incontrolado de turistas y como consecuencia tiene una repercusión negativa a nivel de medio ambiente, de seguridad y económica.

La falta de un control por parte de las autoridades y las instituciones agrava el problema de higiene para la isla, ya que las calles están sucias y las playas llenas de basura. La imagen de la isla con turistas tirados en el suelo por las calles o gente durmiendo en balcones son una de las consecuencias de la carga masiva de turistas que recibe la isla.

 

 

El turismo de borrachera en Lloret de Mar y la transición hacia una nueva imagen

En 2011, 21% de los viajeros que visitaban Cataluña se dirigían a la Costa Brava, con lo cual posiciona Lloret de Mar en la segunda región más visitada de Cataluña. La atracción de Lloret de Mar como lugar turístico data del siglo XIX. Esta población de la Costa Brava ofrece varios atractivos tanto naturales como patrimoniales. Calas con aguas turquesas, fondos marinos muy variados, gastronomía local sabrosa y sana a base de pescados y mariscos. También se caracteriza por una historia muy rica, del monasterio benedictino del siglo X al cementerio modernista, pasando por las huellas de su enriquecimiento debido a las relaciones comerciales con la isla de Cuba en el siglo XIX.

Desgraciadamente Lloret de Mar es también muy famosa por su oferta de turismo barato en mayoría dirigido hacia los turistas jóvenes (18-19 años) interesados por los precios muy económicos y la oferta de ocio nocturno. Los impactos negativos de este tipo de demanda se relacionan a los comportamientos de dichos turistas. Los efectos más avistados son el ensuciamiento de las calles, el alboroto, los daños a los equipamientos hoteleros y urbanos, el balconing – saltar a la piscina del hotel desde el balcón de la habitación – generalmente generados por el estado de embriaguez de los turistas. Este perfil de turistas no suele generar ingresos para el resto de la oferta turística ni se combian bien con el turismo familiar en búsqueda de seguridad y tranquilidad.

Esta demanda turistica es poco sostenible a nivel social ya que las poblaciones locales no consiguen convivir con los turistas y que aleja otros tipos de turistas.

Esta situación es debida a una estrategia turística inadecuada y poco sostenible en las decenas precedentes que solo se ha centrado en este tipo de oferta y no ha conseguido a diversificarla. Desde el principio de los años 2000, varios equipos municipales se han sucedido para planificar y lanzar iniciativas impulsando una nueva oferta turística, dinamizando la ciudad, cambiando la imagen de la ciudad y intentando de atraer otros tipos de visitantes. Por ejemplo, en 2001 el ayuntamiento creó Lloret Turisme (servicio de gestión turística privado vinculado con la administración pública) o tambien en 2015, la Generalitat, el Ayuntamiento, la Mesa Empresarial de Turismo y la Diputación de Girona impulsaron un Plan Operativo sobre 5 años. De parte de los ciudadanos también se ha manifestado la necesidad de un nuevo modelo turístico con la creación de la plataforma ciudadana “Estimem Lloret”.

El reto más grande al que se tiene que enfrentar la ciudad de Lloret de Mar para conseguir un cambio considerable y llegar a un desarrollo más sostenible del turismo radica en establecer objetivos claros y estrategias a largo plazo. Se tratará de cambiar la oferta y mejorar la imagen de la ciudad, obligando las empresas turísticas a invertir en otras formas de turismo aunque los beneficios no sean inmediatos y implicando a los ciudadanos que padecen tanto a nivel social como económico este modelo poco sostenible.

Bali, Indonesia

Desde los años 1970, Bali, fichado por la UNESCO y vendida como la Isla de los 10.000 templos, es el único sitio turístico masivo de Indonesia.

Conocido por sus aguas turquesas repletas de peces, por el buceo y el surf, pero también por sus paisajes naturales como por sus santuarios hermosos, invitando a relajar y a meditar en tranquilidad, Bali sigue siendo victima del turismo de masa.

Esta sobremercantilización no solamente pone Bali en peligro serio, pero también a las islas vecinas, que tienen la suerte (o la desgracia) de ser situadas a proximidad de Bali.

Hordas de turistas, buscando principalmente sol y plaza, llegan a las tres islas Gili, pero especialmente en Trawangan, la más grande de ellas, donde proliferan puestos callejeros vendiendo hongos mágicos (setas) que producen efectos alucinógenos ideales para las fiestas rave de la noche, las que atraen todo un zoo humano incluyendo borrachos y drogadictas.

Muchos son los turistas que se quedan perplejos ante la basura generada por esta forma de turismo. Las playas están cubiertas de arrecifes muertos. Las plazas están dominadas por macro hoteles.

Mientras los dueños de las escuelas de buceo, grupos de ecologistas y la administración indonesia tratan de recuperar los daños hechos en la fauna subacuática y en el medioambiente, sigue la construcción de nuevos hoteles, aún si las autoridades han puesto unos límites: 150 metros del mar y 15 kilómetros de santuarios.

Y todavía quedan por mencionar los efectos que aceleran la pérdida de identidad cultural, como por ejemplo el de la globalización: Bali tiene ya su Hard Rock Hotel como sucursales de muchas otras franquicias internacionales.

Una vez puesta en marcha la industria del turismo de masa resulta casi imposible dar marcha atrás. El éxodo rural cada vez es más pronunciado, debido a la oferta creciente de nuevos puestos de trabajo vinculados al turismo, que también trae consigo un temor a que cualquier tipo de crisis pueda afectar el flujo de los turistas.

Además del gobierno, que en parte se ve impotente frente a la destrucción continua, crece más y más el número de los jóvenes que se unen en movimientos de resistencia contra la degradación de su país, aunque ya han perdido parte de su integridad sociocultural sino socioeconómica.

Saloufest: turismo de borrachera

El Saloufest es un evento deportivo para estudiantes británicos e irlandeses que se celebra en Salou (Tarragona), en la Costa Dorada. Este evento ha tenido mucho eco entre los estudiantes extranjeros como “el paraíso sexual y alcohólico”, debido a que se practica casi de todo menos deporte. Se dedican al alcohol, las juergas y los riesgos. En la última edición hubo un accidente de una chica de 21 años que se lanzó desde la cuarta planta del hotel donde se alojaba. La investigación apunta a un intento de suicidio, descartando que sea un incidente relacionado con el “balconing”, una práctica en la que los turistas tratan de pasar de balcón a balcón en los hoteles en los que se alojan.

Los vecinos de esta localidad tarraconense se quejan de la falta de sueño derivada de las juergas de cientos de estudiantes británicos hasta altas horas de la madrugada. El municipio, desbordado durante estas fechas, amenece a diario atestado de residuos y jóvenes que aún se recuperan de una noche por lo general bañada en alcohol.

Hasta ahora el Ayuntamiento se había justificado diciendo que el Saloufest era “algo puntual” y el cual genera unos ingresos de cinco millones de euros suponiendo una buena inyección para el sector turístico. Pero tras el accidente de este año ha cambiado de discurso. En un comunicado informó de que había denunciado a la Generalitat (Gobierno catalán) de una posible sobreocupación de los hoteles y requería a hoteleros y organizadores que si incumplen la normativa «dejen de perjudicar la buena imagen turística del municipio y cesen en el uso de la marca Salou».