Archivos para la etiqueta: turismo sostenible

EL PROBLEMA DE LOS PLÁSTICOS EN LAS ISLAS MALDIVAS

Las islas Maldivas son un paraíso natural por sus playas de color turquesa y arena blanca, y por sus arrecifes de coral, y por eso son visitadas cada año por un millón de turistas. Se estima que cada turista genera al día unos 7kg de plásticos, que unido a la producción de la población residente en las islas (unas 400.000 personas), hace que el plástico se haya convertido en un problema en la gestión de estos residuos.

En 1991 se pensó, por parte del gobierno de Maldivas, que la mejor solución para gestionar estos plásticos era la creación de una isla donde poder depositar y tratar estos residuos. Así, lo que era una la isla de aguas prístinas, la isla de Thilafushi se fue convirtiendo en lo que es ahora, una isla artificial creada por la acumulación de plásticos a la que llegan al día más de 330 toneladas de residuos, con altos niveles de contaminación tanto de su atmósfera como de sus aguas.

Muchos de estos residuos se incineran (a un ritmo menor que en el que se depositan), emitiendo a la atmósfera una gran cantidad de CO2 y de sustancias contaminantes. Además, la lenta degradación de los plásticos afecta de manera significativa tanto a la vida marina como a la contaminación de los arrecifes de coral y fondos oceánicos.

Aunque desde hace algunos años, parte de los residuos son llevados a la India para su tratamiento, el problema de la generación y tratamiento de los plásticos no está ni mucho menos resuelto, y requiere de la aplicación de soluciones, tanto desde el punto de vista de la generación de residuos, como desde el punto de vista del tratamiento de los mismos.

La industria del turismo invade Haití

Haití es considerado como un bello país aún sin explorar, natural y virgen. También conocido por las malas condiciones y pobreza de su población, unidas a las catástrofes naturales que han sufrido a lo largo de la historia. Todo esto unido, hace que sea muy atractivo para muchos empresarios, ya que se dispone de todos los recursos naturales que pueden atraer a los turistas como playas vírgenes, bellos fondos marinos, naturaleza, etc.  Por otra parte, el turismo podría ser una fuente de ingresos importante para este país.

El Gobierno haitiano está tratando de mostrar una nueva imagen del país, abierto a inversiones y negocios extranjeros. Sin embargo, la población localpercibe que sólo una minoría se verá beneficiada de esas inversiones. Los ingresos se quedarían en manos de compañías aéreas, cadenas hoteleras e intermediarios provocando el efecto leakage. Por ello, existe una gran tensión entre las estrategias del Gobierno y la comunidad local. Sirve de ejemplo el proyecto que se está llevando a cabo en Île-a-Vache.

Île-à-vache es lo que definiríamos como un paraíso. Representa una de las últimas auténticas !islas del tesoro! de todo el Caribe. Natural, desconocida, no explotada y del todo única; se trata de un verdadero paraíso en estado puro, una rareza en el mundo de hoy.

El plan de desarrollo para Île-a-vache incluye la construcción de 1.200 plazas turísticas, una carretera, un aeropuerto, un campo de golf, un puerto, electrificación, pozos de agua y diversas infraestructuras sociales. Parte de las infraestructuras van a ser pagadas con fondos venezolanos de PetroCaribe. El proyecto se presenta bajo etiquetas como: turismo sostenible de baja intensidad, respeto a la integridad cultural y ambiental de la zona, espíritu comunitario o reparto equitativo de los beneficios. Pero la población de Île-à-Vache tiene razones para desconfiar de esas etiquetas.

Sin previo aviso y sin tener en cuenta la opinión de los habitantes, ya se ha puesto la primera piedra para el aeropuerto y las excavadoras han comenzado a trabajar arrasando cultivos. Esto ha causado varias movilizaciones, provocando encarcelamientos y diversas protestas.Uno de los temas más espinosos es el de las expropiaciones y el desplazamiento de la población. Corre el rumor de que “sólo 5 familias de agricultores y 5 familias de pescadores de cada localidad serán seleccionadas para poder trabajar por los hoteles, el resto tendrán que marcharse”.

Casas marcadas para ser derrumbadas en Madame Bernard, Île-à-vache

(casas marcadas para su derribo)

Por otro lado, el público objetivo al que va dirigido este proyecto se trata de un grupo elitista y de gran poder adquisitivo, lo que dista bastante de los turistas que actualmente visitan Haití, los cuales buscan un viaje ligado a la naturaleza virgen o viajes de voluntariado.

El poco interés que han mostrado las instituciones hacia la comunidad local muestra que este proyecto se centra en el enriquecimiento de unos pocos, y por tanto, el nulo beneficio que la población obrera va a obtener, se deberían tener en cuenta acciones como la cadena de suministro verde, apoyando a los proveedores locales.